Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Y nadie nos quitara lo pirateado (5)

Articulo

agosto 27th, 2009piratería, UncategorizedMildemonios 17 Comments

amadeus-1984-04-g

Al final de toda la discusión, la siguiente duda me queda: ¿De qué van a vivir los músicos? Son válidos muchos de los puntos que ponen varios de los que protestan en calidad de consumidores.  Es cierto, el producto está demasiado caro para lo que nosotros estamos dispuestos a pagar.  Esto en un contexto en el que la opción de acceder al producto de manera informal es cada vez más simple.

(Aunque, yo que viví la época dorada del Napster y la anterior del pirateo en cassettes no noto eso.  Ahora, con las iniciativas legales como el cierre de Pirate Bay no me queda claro que sea cada vez más fácil piratear.  O quizás sea que me estoy quedando).

En todo caso.  Poniéndolo en gráfico… (Y usando fonts huachafos, porque casi nunca tengo oportunidad de usarlos…).  Un bien normal tiene una interacción de la oferta y la demanda como sigue.

pirate01

La idea es que mientras que los consumidores demandarán menos de un bien conforme su precio sube (Curva de demanda), los productores al ver que el precio sube están dispuestos a dejar de producir otras cosas para dedicarse más a ofrecer más ese bien (Curva de oferta).

Ahora, en el mercado habrá un «conflicto» constante, porque mientras que los consumidores siempre querrán un menor precio, los productores siempre querrán uno mayor.  Es decir, si el precio del bien fuese p1, los consumidores se alocarán y querrán demandar q1.  Pero en el mercado solamente habrá q2 disponible, porque los productores a ese precio no estarán dispuestos a ofrecer más.  Para interesar a los productores a que pongan más en el mercado, los consumidores tendrán que ir subiendo el precio.

Por el contrario, si los productores se malean y ponen el bien a un precio excesivo, digamos p3, se friegan, porque los consumidores a ese precio solamente estarán dispuestos a comprar q3.  Los productores perderán, pues habrán producido q4 y no podrán venderlo todo.  Así que tendrán que ir bajando el precio.  Aquí el gráfico que presenta ese caso.

pirate02

No obstante, es posible que los consumidores nunca se pongan de acuerdo con los productores y el producto tenga que ser retirado del mercado.  Por ejemplo, qué pasa cuando los precios que están dispuestos a pagar los consumidores nunca justifican los costos de los productores.  Es un gráfico que pocas veces se dibuja, pero ilustra todos esos casos de productos que nunca se harán porque no son negocio para los productores.

pirate03

Entonces, para que haya una cantidad q5 del producto en el mercado, en este caso en especial, los consumidores estarán dispuestos a pagar solamente p5, mientras que los productores necesitan por lo menos p6 para funcionar.  Al final, el producto no se ofrece en el mercado.

¿Es esto lo que está pasando con el mercado de la música? Por las razones que sean.  Que las disqueras no incorporan nueva tecnología, que sus altos mandos cobran demasiado, que los impuestos son excesivos, etc, etc.  Esto quiere decir que proponemos otro modelo que concilie las expectativas de los consumidores con las disponibilidades de los productores o nos olvidamos del mercado de la música.   O si no, nos vamos buscando varios mecenas que financien músicos desinteresadamente.  Como la Corona Austriaca con Mozart.

'17 Responses to “Y nadie nos quitara lo pirateado (5)”'
  1. […] que por un lado tenemos que la gente consume sin pagar y por el otro que los que producen eso tienen que recibir un pago por lo que hacen.  Como decía en otro post, quizás la solución sea regresionar a un estado medieval, en el que […]

  2. […] de los derechos de autor en todas sus modalidades.  Lo pueden constatar en este post o en este o en este.  O en este y en este.  Es más, por este rollo he perdido a muchos amigos.  Pero esta clase de […]

  3. […] de que el precio demasiado bajo para que hacer el producto salga rentable.  Alguna vez posteé un post con gráficos al respecto.  Aquí los pongo de nuevo.  Observa.  Así es como se ve un mercado “normal”, lo […]

  4. […] Probé comentando economía básica aplicada a noticias (por ejemplo, con este post o con este otro), también probé comentando elementos económicos de películas populares (por ejemplo, con este […]

  5. rlajo dice:

    Lo del software libre es clave y habría que investigar un poco, como dice Jorge. De hecho hay todo un desafío a la hipótesis de que el ser humano sólo trabaja si se le paga o se le amenaza (la cual no suele formularse pero es básica en nuestra concepción actual de la sociedad). Sin embargo, los principales programas de software libre que utilizamos son los que desarrollan empresas (como Sun, Mozilla y Canonical).
    ¿En qué se diferencian los programas y las obras artísticas? ¿Los programadores y los artistas? Claramente son cosas muy distintas, pero quizá serviría empezar por poner en blanco y negro las diferencias para ver qué es lo que puede funcionar en ambos mundos y qué no.

  6. hay que mirar la producción de software libre. Desde que Richard Stalman formuló el concepto han pasado 25 y la producción del mismo va en aumento. El software casi en su totalidad se distribuye gratuitamente y tiene un costo de producción alto. Mi hipótesis es que, hay bastante trabajo voluntario (trabajo por una causa) y también, trabajo por un bien común/compartido (un producto q va a servir a todos para hacer otra actividad productiva). En este ultimo caso entrarían las empresas como IBM o Novell, que invierten y financian el desarrollo de software libre. Algo para investigar pero que puede dar muchas luces.

    Saludos!

  7. rlajo dice:

    La cuestión es exactamente que notamos la diferencia entre los procesos de producción y de reproducción y distribución. Al desaparecer (virtualmente) la escasez, no es posible controlar la reproducción mediante oferta y demanda. Crear sigue siendo costoso y escaso (crear algo de cierta calidad, me refiero), pero copiar y distribuir deja de serlo. ¿Cómo financiar la creación si no se puede (y no se puede, eso debería estar ya claro) forzar un (sobre)precio para la copia?

    • Mildemonios dice:

      Exactamente. Ése es mi punto. Cómo podemos financiar a los que crean el material (componen la música, escriben el libro, hacen la investigación, etc.), si el público no está dispuesto a pagar nada por el producto final? Ésa es mi preocupación.

  8. En ningún momento he hablado del costo de producción. El costro de producción siempre existe y en su mínima expresión se reduce al trabajo humano aplicado en la creación de algún producto. Lo que he planteado es la imposibilidad del intercambio en un contexto de no escasez, como el que pasa con la música con el surgimiento de la Internet y los avances tecnológicos. Eso plantea la duda que mencioné antes y que menciona el autor de este blog, ¿como recuperan ese «costo» los autores? Cuestión que no ha sido resuelta. Desde mi punto de vista los derechos de autor, tal como se aplican ahora, no son viables, porque aplican una restricción cuando la tecnología permite justo lo contrario. Que otras formulas o mecanismos es algo que el tiempo monstrará.

  9. Mario dice:

    El costo de reproducción y distribución, incluso si fuese cero o cercano a cero, no implica en absoluto que el costo de producción del bien (la película con sus ingentes gastos en talento y tecnología, el año de investigación de un libro, el estudio y el remezclado de la música, y en todos estos casos, el financiamiento y la agresiva campaña de marketing) desaparezcan o también tiendan a reducirse.

    Quienes proclaman esta supuesta reducción confunden una editorial con una imprenta o un estudio de cine con una fábrica de dvds. La razón es sencilla y no tiene nada que ver con lo económico sino con lo psicológico: ya que se sabe que se está cometiendo un delito, surge la necesidad de inventar cualquier tontería para justificarlo.

  10. Juan Alfonso dice:

    Definitivamente, puede ser quie un fenómeno como el que describes sea el que actaualmente ocurra en el mercado cd originales de música, pero tengo dudas que sea lo que ocurra en el mercado de la música en general, pues, según creo, los músicos pueden obtener ingresos por su arte gracias a otros medios que el mercado mismo proporciona (conciertos, merchandising)

    Prueba se esto es que las mismas compañías discográficas comienzan a entender que la venta de discos no es lo única fuente de ingresos y de a pocos buscan incursionar en la organización de las giras de los artistas que fichan en sus catálogos.

    Saludos.

  11. En el caso de los servicios sigue siendo un producto escaso, esta vez limitado por el tiempo. No existe esa limitación cuando hablamos de un producto «virtualizado» podemos reproducir una canción en el mismo tiempo que mil canciones. Es cierto que siguen habiendo costos de producción y de distribución, pero estos empiezan a soportarse socialmente, y para diversos fines. La Internet por ejemplo existe a través de miles de computadoras interconectadas y transmiten diverso tipo de información.

    Ahora claro, desde mi punto de vista la preocupación que dices, por el autor intelectual es importante. No tengo una respuesta clara. En parte porque creo que estamos en un momento de transición. Creo que el modelo de cobrar regalías por derechos de autor van a ser, más temprano que tarde, inviable. Se ha planteado que la ganancia se obtenga a través de conciertos, o que se busquen «donaciones» a través de la web, como en portal Jamendo. Lo que me queda claro es que no se igualarían los ingresos obtenidos actualmente, lo cual tampoco me parece necesariamente tan malo.

    Saludos!

  12. rlajo dice:

    Lo que dice Jorge Meneses es, coincido, el meollo del asunto. No se puede aplicar las mismas fórmulas a productos materiales finitos que a bienes (en teoría) infinitamente replicables. Si ese elemento no se incorpora en la ecuación estamos teorizando fuera del water.
    El mercado presupone -creo- bienes limitados. Un bien infinito carece de valor (pues si es infinito probablemente no cueste mucho trabajo hacerlo) y de precio (pues la demanda es obviamente inferior a la producción o existencia del bien)

    Quizá habría que pensar mejor la diferencia entre trabajo creativo y trabajo mecánico dentro de este tipo de modelos. Cada tipo de trabajo crea un tipo de valor diferente.
    En la economía preindustrial ambos tipos iban un poco juntos y si se pagaba a uno se pagaba al otro (se me ocurre una idea para una mesa, hago la mesa, vendo o hago trueque con la mesa).
    En la economía industrual se separan (uno crea la idea, otros la producen y hacen copias utilizando tecnología). Pero como sigue habiendo un nivel de trabajo mecánico, se puede hacer que quien paga por el trabajo mecánico (de producir un disco, por ejemplo) pague de pasada por el trabajo creativo (del músico que hizo la canción, siguiendo el ejemplo).
    En la economía digital-postindustrial (?) el trabajo mecánico para crear copias de la idea original tiende a cero. Eso significa que si bien mi trabajo al inventar la canción tiene un valor, copiarla no requiere ningún trabajo, por lo tanto no agrega ningún valor.

    No sé…

    • Mildemonios dice:

      Es cierto que la introducción de la tecnología digital reduce los costos. Pero sigue habiedno costos, aunque sean pequeñísimos. Además, como digo en el post, a mí personalmente no me importa cómo se reproduce. Lo que me importa es que el creador del material -el músico, el autor, el intelectual, etc- reciba una recompensa por lo que está haciendo.

      Por otro lado, la ley de oferta y demanda también se aplica a productos que no son materiales. Por ejemplo, a servicios. Piensa en el servicio de un guía turístico. Depende de cuál es el precio de un tour cuántos guías turísticos estarán dispuestos a ofrecer sus servicios. Si no pagase bien, esa gente se iría a dedicarse a otra cosa.

  13. Hay un factor a considerar, con la entrada de la sociedad virtual, en este análisis. La ley de la oferta y demanda es aplicable cuando tienes un soporte físico para el producto que quieres vender. Pero que pasa cuando este producto adquiere una forma virtual. Eso significa que puede ser replicado sin perdida de calidad infinidad de veces. Eso empuja su precio a 0, porque a infinidad de oferta no importa cuanta demanda haya. Eso es lo que está pasando con la musica, el software, las fotos, etc. Al adquirir su forma virtual el desarrollo tecnológico al que hemos llegado permite su replicación infinita. Es por eso que la entrada de internet cambia las normas y necesita una nueva regulación. Por parte de las grandes corporaciones fortalecen y expanden los derechos de autor como una manera de volver escaso estos productos infinitos. es decir, a pesar de que la tecnologia nos permite hacerlo nos prohiben copiar la música. Me parece que el meollo está ahi, en la imposición de reglas que funcionan para otro espacio en un mundo virtual, para poder seguir generando utilidades.
    Saludos!

  14. Kike dice:

    Complejo el análisis pero interesante. Mi pregunta es quién es consumidor de la piratería en el Perú y cuánto es lo que esta persona podría destinar para este tipo de NECESIDADES BÁSICAS. Tanto los libros, las películas como la música que se pueden obtener por internet contribuyen a abrir espacios de conocimiento y discusión, que creo no hay que olvidar. Y tampoco el hecho que cada artista cobre por su obra pero lo justo y no alimentando grandes capitales.
    Si todo lo circunscibinos al tema de oferta demanda, producto consumirdor; estamos viendo solo una parte del problema y me parece que el tema es más complejo. Por un lado, los monopólios lo que han hecho es limitar nuestra oferta a sus productos y reducirnos los espacios de conocimiento sino basta con ver las ofertas en los cines o las diskeras, nadie apuesta por el cine independiente si es que no trae más de 50 cabezas atolondradas por día al cine y lamentablemente, eso es oferta y demanda. En esos casos la empresas no conciben no tener alta rentabilidad y ese es un problema que no se queire ver.
    Sería bueno, analizar este problema desde otros espacios pero no los americanos sino los de Austria, Suecia y demás..no hay priratería pero la gente accede a la cultura…es cara pero la pueden pagar. Y hasta los pobres reciben su sencillo.
    Lamentablemente, al Estado le interesa poco que limiten o no el conocimiento del adolescente que vive en alguna provincia del Perú o del estudiante universitario que quiera leer como se encuentran soluciones a problemas similares a los nuestros.
    Finalmente, nadie discute los aportes que ha tenido la pirateria para el conocimiento de la gente (un mismo libro en Perú esta 60 soles, en Argentina 20 y pirata 30) porque quizá nadie discute el problema desde el usuario de productos piratas y para ese análisis los criterios mercantiles son muy limitados.

    • Mildemonios dice:

      Kike. Precisamente ése es el punto. La situación actual, como lo dices, es insostenible por ambos lados. Por un lado, muchas empresas se niegan a pensar en formas por las cuales poner el material musical o los libros más al alcance de la población. Aunque hay que reconocer que sí hay algunos avances.

      Pero por el otro, tenemos que aceptar que nosotros los consumidores tenemos que pagar algo por lo que consumimos. Aunque sea medio centavo de dolar por canción. Porque tenemos que pensar en el fin último: el que genera la música, el que investiga para escribir ese libro, etc… Todos ellos se merecen vivir dignamente por su trabajo. Y actualmente, nos guste o no, no los estamos recompensando como se debería.

      Ojo que con esto no estoy queriendo defender bajo ninguna circunstancia a esos miserables intermediarios que se comen toda la ganancia. Ése es otro rollo.

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30