Economía de los Mil Demonios » Blog Archive » Al planeta se le respeta (11): Poniendole valor al medio ambiente PARTE I

Articulo

agosto 12th, 2014medio ambiente, políticaMildemonios 3 Comments
Al planeta se le respeta (11): Poniendole valor al medio ambiente PARTE I

Quizás no sepas quién es Michael Crichton, pero sí hayas visto la película Jurassic Park.  Seguramente recordarás esa gloriosa escena en la que un tiranosaurio se come a un abogado.  Aunque en realidad lo más probable es que recuerdes la escena del vaso de agua que registra los pasos de un dinosaurio o la secuencia con los velocirraptores en la cocina.  Pero yo lo que más recuerdo es a ese abogado siendo comido. ¿En serio no la recuerdas? Aquí un screencap para refrescar la memoria.

jurassic01

Pues bien, la película Jurassic Park está basada en una novela del mismo nombre.  La novela no es para nada como la película.  El autor Michael Crichton realmente hizo su tarea para escribir una obra de ciencia ficción: Incluye gráficos, discusiones entre científicos, especulaciones acerca de cómo podría funcionar tal o cual cosa, etc, etc.  Con decir que esta novela hasta tiene bibliografía al final.  De hecho, varias novelas de Crichton tienen como personajes principales a científicos o técnicos o intelectuales que discuten sobre distintos temas, lo cual resulta terriblemente interesante.  Es una pena que cuando adaptan sus novelas al cine rara vez logran recoger este detalle adecuadamente.  Y eso que varias de sus novelas han pasado por eso: Sphere (sobre el primer contacto con una raza extraterrestre, adaptada en 1998 con Dustin Hoffman y Sharon Stone), Timeline (sobre viajes en el tiempo, adaptada en 2003 con Paul Walker y Gerard Butler), Eaters of the dead (sobre el eslabón perdido, adaptada en 1999 bajo el título The 13th warrior con Antonio Banderas y Omar Sharif)… Por mencionar solo tres novelas que eran buenas y que dieron como resultado un bodrio cinematográfico.

Otra de estas excelentes novelas que engendraron una mala película es Congo.  En ésta -en la novela, no en la película- se trata el tema de la protección del medio ambiente.  Como suele ser la costumbre de este autor, el tema se desarrolla a través de la discusión de distintos personajes.  En un momento uno de ellos dice (y tengan en cuenta que Crichton publicó esto en 1980, antes de que Al Gore fuese popular o el Protocolo de Kyoto fuese una realidad), refiriéndose a cómo hacer para que el progreso no deprede los recursos naturales:

Todos estos animales desaparecerán a menos que haya una razón para mantenerlos vivos como especie.

En el contexto de la novela, tiene que ver con la intención de los ambientalistas de hacerte sentir culpable porque tus acciones están destruyendo la ecología del planeta.  En su versión más radical podemos mencionar a los amigos de Greenpeace, los cuales no nos han acercado a este fin último, sino que han promovido más bien una visión de conflicto entre progreso y medio ambiente que hoy en día ya todos deberíamos tener claro que no es el camino.  La victoria final del ambientalismo se dará cuando encontremos la manera de que sea rentable mantener el medio ambiente protegido.

Y claro, así dicho suena a sueño de opio.  A que estoy hablando en contra de los ecologistas para darle el paso libre al sector privado que lo único que quiere es comerse vivo al mundo.  Pero, ¿ya ves? Mientras todo lo veamos conflicto, no vamos a llegar a ninguna parte.  La solución final se dará cuando encontremos la manera de que sea conveniente para todos (incluso para el mototaxi que habría tenido que pagar más por gasolina menos contaminante) el hacer menos daño.

Pues bien, no me refiero a formas informales y jaladas de los pelos, como la representada en esta foto de Perufail (tomen nota del “perro bravo”).

Cuidado-con-el-dinosaurio

No.  Me refiero a formas legales y formales e institucionalizadas.  Y de ser posible, respaldadas por organizaciones confiables.  Porque sí las hay.  Y no solo eso, sino que están obteniendo resultados.  Hay razones para ser optimista.  Si no me creen a mí, creanle a Glenn Close, que en la media hora final de este excelente documental se emociona contándolos.  Me refiero, por supuesto, a Home.  Si no lo han visto, tienen que hacerlo (sus creadores la subieron ellos mismos entera a Youtube).  Y solo porque soy así de generoso, aquí se los dejo (hagan click en la imagen de abajo, que por alguna razón han desactivado la opción de “embed”).

Ok, sí, el casi ecoterrorismo que hacían instituciones ecologistas en su momento sirvió para llamar la atención a un problema.  Pero hoy en día ya tenemos los ojos en la pelota y buena parte de la tecnología que necesitamos para solucionar parte del asunto.  Lo que viene ahora es el aspecto institucional. ¿Hay un mensaje escondido en el dinosaurio que se come al abogado? ¿Está tratando de decirnos algo? Pues, no lo sé.  Quizás sí.  Como que quizás no.  Por lo pronto, quedémonos con lo más importante: Mientras no encontremos una razón para mantener el medio ambiente, su protección seguirá siendo una lucha constante que a veces la ganen los ambientalistas y a veces la pierdan. ¿No sería mejor dedicarnos a pensar en una solución definitiva al problema?

Más al respecto en otro post.  Y por si acaso, el presente post es un esfuerzo por participar en el concurso Historias del Cambio Climático.  Really.

home-title

(Dibujito de arriba: http://losmonstruosdetony.blogspot.com/)

'3 Responses to “Al planeta se le respeta (11): Poniendole valor al medio ambiente PARTE I”'
  1. […] un post anterior argumentaba que la solución final a la problemática ambiental se dará cuando encontremos la […]

  2. […] un post anterior estaba insistiendo en cómo la solución final para la problemática ambiental es encontrar la […]

Leave a Reply

Popular
Buscador de artículos
Archivo de artículos
agosto 2020
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31